3 minutos

No te lo vas a creer, pero ya estás haciendo CRM

El Customer Relationship Management va de gestión,  tecnologías y estrategias enfocadas en la relación con el cliente.

3 minutos

Según la Gestalt, “el todo es más que la suma de las partes”. Si aceptamos el mantra de la escuela alemana, estamos abocados a aceptar que la construcción estética contiene una gramática propia, unos elementos básicos que en su conjunción forman un todo con entidad propia, pero disoluble y flexible. 

¿Tienes una plataforma donde un usuario puede registrarse mediante un formulario?

¿Sí? Pues no te asustes, pero ya estás haciendo CRM. CRM es la sigla utilizada para Customer Relationship Management y se refiere al conjunto de prácticas, estrategias de negocio y tecnologías enfocadas en la relación con el cliente.

Si ya tienes la práctica y la tecnología, puede que ahora lo único que te haga falta es una estrategia clara para gestionar mejor la relación y que esta llegue a buen puerto: El Dorado del Marketing Digital, LA CONVERSIÓN.

Pongamos que esa plataforma es de e-commerce y que, en ella, todos los usuarios que te compran terminan registrando en una base de datos (BBDD) todos sus datos personales asociados a productos que, o bien les gustan, o bien compran. Pues ahí tienes el primer paso para entablar una relación con ellos: sabes qué les gusta.

¿Es importante tener una estrategia de CRM para la gestión eficiente del ciclo de negocio digital?

Convertirás más e invertirás menos

Pero ahora toca activar conforme a una estrategia de negocio meditada. Conviene apuntar que la irrupción de la era multidispositivo convierte los canales personales en áreas privadas en sí mismas; es decir, una aplicación móvil bajo login debe mostrar contenido segmentado, no genérico, por lo que ya estamos comunicando oferta relacional.

Nuestra estrategia no puede descansar única y exclusivamente en el email marketing o las redes sociales como canales de activación, debemos adaptar los contenidos a cada canal y personalizarlos para cada usuario.

La buena gestión de un CRM para rentabilizar esfuerzos

A partir de aquí, optimizar tu herramienta o mejorar ratios de conversión requiere, en primer lugar, del análisis de los datos para generar conocimiento inferido para, después, activar las palancas adecuadas siempre alineadas con la estrategia y objetivos de negocio.

La misión es conocer cómo se comporta cada usuario en cada dispositivo y las causas que motivan la compra. Es conocer tanto el qué, el cómo, el cuándo y el porqué para adaptar tanto el discurso como el producto.

Seguirás haciendo CRM, sí, pero está vez sobre una estrategia consciente y optimizada en función de tus objetivos de negocio. Convertirás más e invertirás menos.

Compartir

Contacto

¿Quieres convertir más e invertir menos?

Escríbenos.

Blog

Post relacionados.

Ir arriba